¿Estado o Persona? Una Discusión sobre la Donación de Órganos.

Lección de anatomía Rembrandt

Tal vez, este no sea el artículo más importante de mi blog. Es probable también que no sea el que me haya costado más elaborar. Pero sí es el más difícil de abordar. Este es un tema de “cirugía mayor”, que requiere de un trato especial. “Con algodones”, diría algún médico. No pretendo con esto herir ninguna susceptibilidad. Creo que la donación de órganos es una necesidad, que debemos abordar desde una perspectiva que no pierda su fundamento: El bienestar del ser humano.

Me declaro, partidario absoluto de la donación de órganos. De hecho, desde mí opinión, creo que es una manifestación elocuente del amor entre los seres humanos. Y, a pesar, del avance del individualismo, con todo lo malo que esto genera, me declaro, en pleno siglo XXI, en un creyente y partidario absoluto del amor. Si me permiten citar a Neruda, “sigo creyendo en la posibilidad del amor”.

El día que me muera, me encantaría que mis familiares den la autorización a los médicos para extraer mis órganos. Puede ser de perogrullo lo que voy a decir, pero yo ya no los voy a necesitar. De hecho, me encantaría que me incineren. Así que no tengo ninguna fijación con respecto a mi cuerpo en el más allá de la muerte.

Vivimos en una sociedad, donde cada vez nos preocupamos menos del “otro”, entendiendo que ese otro, es un igual. Es por ello, que desde esta humilde tribuna hago el llamado: Transfórmense en Donantes. Hay muchas personas que lo necesitan. Es evidente que muchas familias lo agradecerán.

Pero, ¿por qué saco a colación este asunto?

El tema fue puesto en la palestra del parlamento chileno, siendo exactos, en la Cámara, por el Diputado Joaquín Godoy, el día 3 de Abril de 2007. Este parlamentario, perteneciente a Renovación Nacional, presentó un proyecto de ley, que modifica la ley N° 19.451, sobre Transplantes y Donaciones de Órganos. El mentado proyecto pueden bajarlo, si es que les interesa leerlo, del sitio http://sil.congreso.cl/docsil/proy5329.doc . El honorable pone a disposición de sus pares una serie de datos que aportan a la causa. Por ejemplo, que a la fecha hay en Chile cerca de 1.500 pacientes en espera de un transplante, sin contar aquellos que esperan un transplante de córneas, válvulas cardiacas, huesos y piel. Una tasa del 20% de estos pacientes muere en esa situación. La situación es agravada, según el parlamentario, con la escasez de una política preventiva por parte del Gobierno (él habla, eufemísticamente, de “políticas de salud preventiva”). Habla a su vez, de la tasa de donantes efectivos, que es muy menor a la necesidad (400 aproximadamente). Denuncia, también, la espera lo cual implica un gasto más elevado (pone el caso de quienes esperan un transplante de hígado). El próximo texto, deseo citarlo literalmente:

“Sumado a lo anterior, actualmente en Chile existe un sistema engorroso y burocrático de donación, que contempla como excepción la posibilidad de donar órganos, a través del cumplimiento de una declaración en ciertos y determinados actos o momentos (por medio de declaración notarial, al momento de renovación de algunos documentos ante el servicio registro civil o ante el director del hospital donde se encuentre el paciente). Lo anterior, incluso no respeta la voluntad del donante, dejando en ultimo termino la decisión a los parientes o cónyuge, que en tales circunstancias no se encuentran en condiciones de tomar una decisión, debido al dolor de la pérdida de un ser querido, lo cual limita emocionalmente su voluntad”.

Es decir, pone acento en tres cosas:

1. Se requiere de trámites burocráticos para inscribirse como Donante.

2. No se respeta la voluntad del donante, porque en último término, sólo se respeta la decisión del pariente.

3. Los parientes no se encuentran en condiciones emocionales de autorizar dicha donación.

En cuanto a lo último, el diputado entra en una sutileza. “Pelos de la cola”, diría la gente del campo. La generalización atenta contra la veracidad.

¿Cuál es la solución que propone el susodicho diputado? DONACIÓN AUTOMÁTICA. Esto quiere decir que todo ciudadano, al cumplir los 18 años, se transformará en donante de manera automática. Esto, “por el solo ministerio de la ley”. Si esta ley fuera aprobada, quienes no quisieran donar, debieran hacer los mismos trámites engorrosos que había que hacer para inscribirse. Bueno, se le suma la posibilidad de hacer el trámite vía Internet (plop). Es decir ahora el trámite se vuelve mucho más engorroso. Porque quien no quiera donar, deberá renunciar a otorgar esa oportunidad a otro. Es como no donar el peso del vuelto en el supermercado, perdonando la comparación. Yo no dono el peso. Porque gracias a eso, los supermercados dejan de pagar los impuestos que todo chileno paga. Pero cuando uno no lo hace, recibe la inmediata reprobación de cajeros y consumidores. Imagínense cuánto más aquél que se excluye de donar. La reprobación no sólo será por no donar… será considerado como un asesino en potencia.

Pero quiero ir, de una vez por todas, al meollo del asunto. Dice un dicho popular que “de tal palo, tal astilla”. La idea era de la madre del diputado, la ex parlamentaria Carmen Ibáñez. Menos mal que uno tiene buena memoria. Justo el día que la Diputada presentó su proyecto al país, lo hizo en el noticiero de la mañana de Chilevisión. Les estoy hablando de tres años atrás, más o menos. La entonces diputada, hablaba de la importancia de donar, del amor al prójimo y entre medio, casi solapadamente, introdujo la idea de la donación automática, que hoy su hijo promueve con bombos y platillos. Siempre este tema, lo he conversado con mi amigo Pablo, ya que él también fue testigo del suceso. A la periodista Macarena Pizarro no se le pasó por alto el tema, y le preguntó a la diputada: “¿A quién le pertenece el cuerpo? ¿A la persona o al Estado?”. Sólo hubo silencio. Después unos tira y afloja. Y, luego, una salida políticamente correcta. En definitiva, no hubo respuesta.

Es la misma pregunta que habría que hacerle al diputado Godoy. ¿A quién le pertenece el cuerpo? Si responde que al Estado, estaríamos hablando de un Estado Absolutista, con un poder omnímodo, y que nosotros, simples humanos, seríamos meros esclavos. No hay decisión. El Estado ya decide por mí, no sólo por lo que sucede mientras vivo, sino, sus decisiones trascienden a la propia muerte. A nuestra propia muerte. Si dice que a la persona, entonces por qué obligar mediante una ley.

Al diputado se le olvidan dos cosas de suma importancia cuando presenta un proyecto así:

La primera, es que la palabra que ocupa recurrentemente para hablar de donante es Ciudadano. Eso habla de poderes civiles. De una persona que está facultada para elegir. Pero proyectos como estos, nos otorgan una radiografía perfecta de muchos políticos y autoridades de este país. Creen que la democracia es mera representatividad, y la entienden en el sentido de que los ciudadanos les entregamos nuestro poder y ellos deciden. Pero eso no debe ser así. Se olvidan estos señores que en democracia, el pueblo es el Soberano. Somos nosotros quienes debiésemos decidir donar o no hacerlo. Tenemos todo el derecho. Nadie nos puede privar de ello.

Lo segundo, es algo muy sencillo. Quien obliga a alguien a amar, está violando a esa persona. Y si el diputado considera que donar es un acto de amor, debiese recordar que lo fundamental acá, es el bienestar del ser humano. De todos los seres humanos. No sólo del paciente, de su familia o del donante, sino también, de aquél que concientemente, y de acuerdo a sus creencias y valores personales, por tanto inalienables e irrenunciables, decide no donar.

Dar, nunca debiera ser una obligación.

Luis Pino Moyano

Publicado en un extinto blog, el 16 de mayo de 2007.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s